Palacio de Pávlovsk

Es una lástima que no todos los visitantes que llegan a San Petersburgo descubran este lugar tan especial y tan bien preservado. Se trata del palacio original del final del siglo XVIII diseñado para la familia del emperador Pablo I de Rusia (hijo de Catalina II la Grande) donde vivía con su esposa María. Está situado en uno de los suburbios de San Petersburgo y en comparación con otros palacios suburbanos, éste tuvo mucha suerte durante la Segunda Guerra Mundial por que quedó prácticamente indemne. Pablo estuvo en el trono ruso tan solo unos 6 años después de lo cual fue asesinado por la aristocracia, que no entendía su política y decidió desprenderse de él. Lo llaman a menudo el ‘emperador más enigmático’ o el ‘caballero en el trono’ y su personalidad sigue siendo un misterio. Se sabe que era un gran intelectual y dominaba 9 idiomas extranjeros. Tras la visita al Palacio de Pávlovsk usted reconocerá que Pablo y María eran grandes propietarios, pues de todos los palacios reales este parece el más habitable y se sentirá un huésped distinguido en su hogar. En la alta temporada turística el viaje al palacio de Pávlovsk le permitirá descansar de las multitudes y el ruido de la gran ciudad porque casi siempre encontrará allí un auténtico remanso de paz y tranquilidad.